“YO CREO…”

Es curioso, pero contrariamente a su acepción principal la frase “Yo creo” es normalmente entendida como “no estoy seguro”, es decir, como una duda casi existencial donde también cabe el “de repente”, el “puede ser”, el “más o menos” y el “puede que sí o puede que no” y un amplio etcétera.